BEBÉ, HUMOR, MATERNIDAD

El tifus

Apreciado diario,

Dicen que los niños cuando van a la guardería pillan mocos, tifus, bronquitis y hasta a peste alta. Y es que están en esa edad en que leen en braile con la boca, y vamos, que si te despistas te lame el parquet que no te deja ni una pelusa. Y claro, con tanto ajetreo con la lengua pues se ve que mi hija ha pillado el ébola. Y no hay nada más triste que ver a tu cigoto enfermo, seriously, ni la sensación anímica que produce verte el drama del posparto bajo la luz del probador de Inditex puede compararse con el de tener a tu cachorro enfermo.

Sad

Y es que en la vida una está preparada para tener un hijo que roce la perfección, que nunca se ponga malo y que se saque dos carreras y un máster en masachusets, pero el destino es caprichoso y te pone a prueba devolviéndote de la guardería a tu hija con los ojos inyectados en sangre a lo Pedro Sánchez tras saber las encuestas del CIS

cry 2

Ahí se te parte el corazón y hasta el pericardio, porque ha pasado de la alegría de arrancarte la mata de pelo de un solo movimiento cuando te ve, a que la profesora te lo de en peso muerto y sin ganas de vivir. Very sad a lot of, y una que tiene unas ganas infinitas de ver a su hija después de un día en la guardería, se queda destrozada al ver esa estampa y al pensar que mientras se ha estado haciendo la manicura su heredera estaba luchando una batalla de vida o muerte contra los virus. Efectiviguander, yo soy muy de torturarme psicológicamente.

Así que ayer, después de que me devolvieran a la niña, o los despojos que quedaban de ella, en estado comatoso me fui directa a saturar la sanidad pública con un único objetivo: Ir a ver el pediatra, que es el mecánico de los cachorros, para que me la arreglaran.

idea

Y se la entregué con su último aliento, a lo que la pediatra empezó a oscultarla mientras la niña lamía la camilla, vaya a ser que le falte alguno de los virus que pasaron por la mañana en la consulta. Y mientras yo esperaba el veredicto con el corazón en un puño y las lágrimas asomándose en los ojos, ella rompió el silencio y sentencio:

-Sólo tiene un poco de mocos… Vida normal y se le pasará

que

Y fue al llegar a casa, que la niña empezó a regalar sonrisas, a chapurrear en polaco y a regalarme muerdos parecidoa a los besos…

 

Pues sí, maifrens, parece que de virus nada, que mi hija es una drama queen profesional y se hace la muerta para no ir a la guardería.

Besis.

5 thoughts on “El tifus”

  1. Alícia, ens segueixes fent riure des del primer dia… llàstima que portes ja moltes entrades sobre el mateix tema, m’agradaria llegir-te escribint sobre altres coses que no sigui la maternitat 🙂

  2. Jajajaja me parto! La mía fue empezar la guardería y un virus detrás de otro!! Y encima los bebés son lo más contagioso que hay! Son pequeñas armas de destrucción masiva!! Cuando t pillas un virus de tu bebé es mil veces peor de los q recuerdas, no se si porque antes la cuidaban a una cuando se ponía mala y ahora nos toca cuidar aun estando moribundas!!! Que se mejore!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s