HUMOR, MATERNIDAD

La guardería

 Apreciado diario,

Esta semana mi pequeño óvulo fecundado ha empezado a guardería,  y aunque antes de que el instinto mamífero se adueñara de mi persona yo pensaba que las guarderías eran el santo grial de las madres, ahora, cuando la dejo allí y me mira irme mientras le roba el sonajero a la niña que tiene al lado y lo lame jugando a la ruleta rusa con su sistema inmune, me invade unas ganas locas de entrar a acurrucarla y quedarme sin moverme a su lado. Y RuyRodrigo tiene que arrancarme de allí haciendo palanca con los ojos llorosos, porque a él también le da pena dejar a nuestro pequeño cigoto con bisoñé al cuidado de una extraña, que tanto puede ser una merypoppins como una participante de mujeres, hombres y viceversa.

jersey shore

Y no es hasta que estoy en la calle montando un drama en plan Los puentes de Madisonque mi príncipe azul me hace caer en la cuenta que durante unas horas volveré a ser una persona normal, de esas que tienen tiempo de depilarse las ingles, de cortar una cebolla en juliana y de algo, incluso, mucho más grande que recuperar una nutrición normal: roncar a pierna suelta con los brazos abiertos y las piernas espatarradas.

slepping

Y me voy para casa ipsofacta, que aún me faltan unos días para mi incorporación laboral, a intentar recuperar el sueño, las constantes vitales, y a poder ser, hasta la ilusión por sacarme el uniforme de chándal.

Totallity, que con lo del pensamiento en positivo te vas viniendo arriba nivel apuntarte al gimnasio que está al lado de la guardería, con la ilusión de devolverle la vida al pellejo muerto, y si pudiera ser, incluso, tonificarlo, o comprar cantidades industriales de ropa en zara online para abrirte un blog de moda y volver a ser ‘persona grata’ en las tiendas de inditex, e incluso, teñirte las canas en una peluquería normal de las que te atienden y te hablan de usted. ZAS.LOCURA.

zas

Y ya, cuando te vas a hacer el vermut con una amiga y en tres horas nadie del local te ha visto la teta, es cuando vas apartando la imagen de la profesora como uno de esos personajes de ‘Crímenes sin resolver’ y la acercas más a la de una tierna maestra para los niños de esas que con una cortina les hace todo un surtido de papiroflexia

thesoundofmusic

Yes maifrens, saboreas la libertad de cuando no tenías hijos y llevabas un bolso pequeño dónde sólo te cabía el móvil.

OUYEAH DE GOOD LIFE.

Y no es hasta que estás tirada en el sofá, que hueles el olor de leche rancia que ha adquirido la tapicería y te acuerdas de sus pelos haciéndote cosquillas, y su sonrisa cuando la despiertas por la mañana, que te viene a la cabeza que había un asesino en serie muy parecido a la profesora de la niña y te vuelves a poner el uniforme del chándal para ir a rescatar a tu pequeño alfajor.

Y es que sí, la maternidad es bipolar.

 BESIS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s