HUMOR, MATERNIDAD

La verdad del postparto

Apreciado diario,

Casi tres meses después de crear una vida y traerla a este mundo, dontcryiingformiargentina, y volver a entrar en los tejanos de antes del embarazo aunque sea sin respirar y al borde de la gangrena, he decidido dedicar esta entrada a los daños colaterales de traer un cachorro al mundo, que aquí nada es gratis, NOTHING, con esta nueva entrada sobre…

pistola

LA VERDAD DEL POSTPARTO

The trú of the postparting para los anglosajones que sigan el blog.

Bien, a lo que íbamos, cuando una ya está casi en los tres meses postmaternidad y le deja el cachorro a su príncipe azul para poder ducharse en más de 5 minutos, que te dé para depilarte con gillete y embadurnarte con bodymilk, es cuando, mirando sin querer tu reflejo en el espejo, te das cuenta que has dejado de ser una treinteañera para convertirte en…

UNA OCTOGENARIA

llorar 2

Sí, maifren, ahí dónde había unos glúteos mínimamente tonificados, ahora hay un culo-carpeta más plano que el coeficiente intelectual de Jesulín. VERY SAD, A LOT OF, La carne se desparrama más allá de las gomas de tus bragas y cae hacia abajo sin ofrecer ni una resistencia ni media a la ley de la gravedad. Tus caderas, que se abrieron para dejar salir el cabolo de tu cachorro, no se han vuelto a cerrar. ¿Total pa qué? y la cara interior de tus muslos se roza haciendo una fricción, que a veces tienes miedo de que al ir andando se prenda una chispa y te quemes a lo bonzo.

burn

Y no es que antes fuera un ángel de victoria sicret, ni por asomo, pero había aprendido a convivir con mis handicaps fofisanos y con mi celulitis. Y lo de ahora ya no es asumible para la mente humana, eso es carne de cirugía plástica nivel advance.

Por eso hace unas semanas fui al ginecólogo para que me dieran el alta para ir al gimnasio. O almenos apuntarme y contribuir con mi mensualidad a hacer nuevas instalaciones que disfruten los modelos de la fashion week mientras yo me zampo croissanes de chocolate en casa. Y ahí fue cuando me enteré que a todas mis miserias del postparto, le tenía que sumar una llamada “el suelo pélvico” que es una misera que no te ves pero que existe, y que se ve que la tienes fofa y sin elasticidad, como todos los músculos de tu cuerpo. Y que por eso cuando estornudas te sigues meando encima.

Bullshit que te ha quedado del embarazo.

sad 6

Y a eso súmale que el pelo pantén que tenías durante el embarazo se ha vuelto del todo a cien y del brillo ha pasado a ser mate y a tener una espesura de “pelo rata” que te entra el frío otoñal directamente en las neuronas. Algo que he intentando disimular con unas mechas californianas para que me alegre un poco la cara, con resultado de churruscarme las puntas y dejarlas más secas que la mojama.  Que suerte que estamos dejando el verano atrás y llegando al otoño, porque con todas las bromas que me ha regalado la maternidad, ahora me voy a la playa con un biquini y me estudian en el national geograhic cómo una nueva espécie sin descubrir.

Totallity, que también me dijo la doctora que podía empezar a tener relaciones sexuales, a lo que el rioplatense le pasó un billete de 50 euros por debajo de la mesa. Ahí tuve que reprimirme para no pedirle que porfavortepido lo hiciera ella, que yo haría los oídos sordos y mañana será otro día. Que con la alopecia, el culo desparramado, los muslos colganderos, las tetas sacando leche como locas y la barriga con riñonera incorporada, se te queda la líbido más abajo que a la de la mujer de Donald Trump.

Donald Trump

Que el postparto es la peor parte de maternidad, el proceso en que deberías ser tú, pero aún no eres tú. Almenos hasta que no se invente un photoshop en 3D. Y dicen las entendidas en la materia, que hasta dentro de un año no volverás a ser la misma que antes. Así que lo mejor es llevarlo con la cabeza bien alta. Que aunque todo este dispendio carnal que a priori puede parecer que no tenga ningún sentido, en realidad la naturaleza es sabia y todo tiene una función: mientras das de mamar a tu hija, ella sonríe peleándose con tus lorzas.

Y yo por una sonrisa de mi cachorra, MA-TO

pistola

Besis

4 thoughts on “La verdad del postparto”

  1. Ai, Alicia! És que si els deixes malauradament et foten un trau que no vegis… Amb el nostre segon vam insistir en que no volíem veure un bisturí i és la vida. Que amb el primer les seqüeles van durar més d’un any!!! Però com que de primerissos entres al quiròfan acollonits, et deixes fer el que sigui… I ells el que volen és acabar rapideta la feina. Ja xerrarem quan tornem a coincidir! Un petonot i ànims! Eres muy buena, tía!

  2. Eres genial. Las lágrimas saltadas tengo. Yo volví a mi ser muy pronto, pero yo ya estaba escacharrada desde antes del embarazo, así que…
    19 meses post parto va mejorando la cosa, pero lo que por un lado se arregla tras el parto el tiempo, que es otro factor de riesgo para las carnes…hace de las suyas por otro. Que… Damos hermanit@ a nuestros cachorros???

    1. 😂😂😂 di que sí, que en el fondo el postparto me sirve de excusa por mi alergia al gimnasio. Nuestros cachorros necesitan brodas o sisters con los que enfadarse, jugar,pegarle mocos… Voto sí! 😂😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s