DEPORTE, HUMOR, MADRE

the secret

Apreciado diario:

Debo confesar que soy de esas lectoras que cotillean los blogs de las celibritis. ALL OF THEM. Ya que en la treintena, dónde a una no le toman el pelo tan fácilmente, he aprendido que:

Las tías buenas no nacen, SE HACEN.

Y así fue como cotilleando esta semana, di con esta noticia:

elsa

Sólo leer el titular mis esperanzas se agarron a un clavo ardiendo: ¿Revelará el nombre de su cirujano? ¿O la pócima secreta absorbe celulitis?

El corazón me iba a mil…  POR FIN IBA A CONOCER LA FÓRMULA SECRETA QUE SÓLO CONOCEN EL GRUPO SELECTOS DE JAMELGAS.

El kit de la cuestión.

El poder lucir como una gacela los veranos en la playa…

jaume-laiguana-fotos-del-libro-intensidad-max-de-la-esfera-de-los-libros

Y el secreto que desvelaba en el artículo es…

(redoble de tambores)

DIETA Y DEPORTE.

200 (2)

¿HELLO?

Esto lo sabe hasta la infanta Cristina, que no se entera nunca de nada, FORTHELOVEOFGOD!

Pues sí, se ve que tienes que dejar de comer jamburguers y comer plantas y geranios que van muy bien para las enzimas que se comen la grasa saturada que acumulas en tus michelines sedentarios. Y si además haces ejercicios cardíacosrespiratorios de esos en los que te implosiona el flato interiormente, quemas tres calorías por trimestre que en idioma de gordis equivaldría a una croqueta y media.

Y mientras leía en diagonal todos esos consejos que he oído 3 trillones de veces, miré de reojo su cuerpo de gacela (parecido al de bambi cuando la muerte de la madre aún no lo había golpeado)  y lo comparé con el mío. Sin querer.

MALDITASEA a su lado parezco una octogenaria.

NOP

Mirad que sonrisa en plan “ESTOY TOPEDE BUENA”. Eso sí que es glamour y no cuando yo corro para no perder el autobús. Primero llega mi estructura ósea a la parada y diez minutos después la onda expansiva de mis carnes trémulas.

SAD. VERY SAD.

Y llámalo envidia o rabia pero hay algo que me huele a chamuquina, ya que la jamelga ha sido recientemente madre de tres churumbeles, y una  que tiene amigas que han pasado por el proceso de la maternidad y ha vivido de primera mano los efectos de los nueve meses de bombo, ha visto los daños colaterales que es conlleva:

* BARRIGA blandiblupera.

*ALOPECIA debida al posparto.

* TETILLAS de cabra deshinchadas como globos después de una fiesta.

* El SUELO PÉLVICO enganchado en los calcetines.

*OJERAS a lo Amy Winhouse

Vamos, una  TRAGEDIA GRIEGA que tú intentas calmar con un:

– Tranquila tía,  no se nota…

Pero SÍ SE NOTA. Y lo sabes. Y lo saben. Y en el fondo te preocupa. Y le haces jurar a tu dulcedelche que el día que tengáis un hijo te regalará unas tetas nuevas en forma de lágrima con las que poder seguir haciendo top less en la playa.  Aunque cuando te estires puedan verlas desde el google maps.

Google Maps

Y pides hora en el CAP para vacunarte del tétanos y así poder graparte en la espalda la epidermis que te sobra, a lo Carmen Lomana.

Porque, afrontémoslo, no eres carne de gimnasio. Eres más de sofing. Viendo Divinity. Acompañada de una caja de Ferrero Rocher. Y una cocacola. De las que te hace burbujitas en el esófago. Y te deja los ojos vidriosos al primer sorbo.  YEAH. Y las dietas son para masocas. Y tú no eres masoca, eres una vieja de ochenta años que necesita un poco de descanso. Y de amor. Y de galletitas con virutitas de chocolate mientras te hacen un masaje en los juanetes.

Y aunque el gimnasio convencional no sea lo tuyo, tienes otra forma de quemar calorías…

200

Y bambi era una película BORING.

 Y  las gacelas tienen cuernos.

Y ser una anciana prematura tiene sus ventajas:

LA JUBILACIÓN Y EL ASIENTO EN EL AUTOBÚS.

Así que después de leer el artículo y aprovechando esta entrada, me gustaría agradecerle la confesión, de todo corazón, haciéndole llegar, también, un secreto (de las de mi quinta) a Elsa Pataki.

Una confidencia que viaja de abuelas a madres, de madres a hijas y que se sigue transmitiendo por generaciones.

Un enigma mejor guardado que las cremas que utiliza la Preysler.

Más escondido que el Santo Grial.

Un consejo que se ha conservado intacto con los años.

Que hasta las mujeres romanas lo practicaban y que todas las que tenemos cuerpo de anciana ya sabemos…

ELSA, UNA COSA TE DIRÉ:

frase

Besis.

P.D.  A todas aquellas amigas que han sido madres: OSQUIEROTÍAS.

2 thoughts on “the secret”

  1. Genial como siempre. Y me sirve de mucho o de nada, porque desde que he vuelto de mis vacaciones merecidas de dos meses, no hago más que engordar…tengo un estómago que parece que hubiera comido la mitad del súper……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s