HUMOR

Mi ausencia…

Apreciados maifrens,

Últimamente mi vida es una bomba a punto de detonar.

¿No decían que a los tres años empezabas a respirar porque ya eran más personas y blablabla? Pues yo aún trago bocanadas de aire entrecortadas mientras corro de un lado para el otro, con unas ojeras como si llevara una semana bailando reggateón en afters y un pelo de postparto con pelitos beibis que me recuerdan que un día tuve una melena densa que se fue por el  desagüe, y que salen disparados sin ningún sentido hacia ningún lugar determinado como si me hubiera decantado de repente por la estética punk.

Punk

Eso sí, he pasado de sobrepeso a peso pluma, que algo tiene que tener el no parar ni medio segundo.

Y es que mi vida, como si se tratara de un videojuego, ha subido nivel “MATERNIDAD TE-VAS-A-CAGAR-MARICHOCHI” que consiste en criar a dos hijas: una que se comporta como si la hubiéramos educado en el Palacio Windsor a media jornada, jugando con sus juguetes, diciéndole a la hermana cuando dice “gugu-guta” que putanosediceporquesunapalabrafea, ordenando aquello con lo que juega e, incluso, pidiendo lavarse los dientes, y la otra media un adolescente del Bronx que igual te monta una reyerta en el pasillo porque la galleta que le has dado dinosaurio le faltan las patas. Y eso puede llevar a tiro de juguete contra la pared, escupir en el suelo, darle un capón a la hermana y un largo etcétera de historial delictivo que gracias doy a que no vivamos en los iueseis y sean legales las armas, que si no estaríamos todos muertos y enterrados en un jardín de güisconsin.

crime

Mi segunda aportación a la humanidad también ha hecho un upgrade y estamos ya en los 11 meses, ese increíble momento en que te dejas las lumbares y los discos intervertebrales porque ha aprendido a andar colgada de tus extremidades, mientras se va agachando para meterse en la boca cualquier trozo orgánico que encuentra a su paso. Eso sí, lo de comer sólo lo hace en la guardería que en casa me tiene esclavizada con la teta, que esta niña no es de chupete de plástico que me ha salido vegana y su chupete es una servidora, cosa que me ha hecho posponer el destete para cuando me ingresen en la UCI por desnutrición, que eso lo visualizo como si fuera un hotel caribeño con pulserita.

Patient

Por si fuera poco el crossfit mental y físico del día a día han aparecido los celos, que se ve que en mi casa he pasado de ser la marichochi pesada a un Justin Bieber de la maternidad y van las dos detrás de mi pidiendo mis brazos, que les de la comida, que las duerma y al jasban lo tienen como si fuera el primer expulsado de OT, que nadie recuerda ni su nombre. Que yo pensaba que esto era cosa sólo de la mayor, pero la pequeña cuando ve que estoy de abrazos con la mayor o firmándole autógrafos, viene arrastrándose como una oruga por el parquet chillando como una verdulera, que a mí las hijas me salen muy de hacer ruido tolrato, llorando porque quiere el pimiento morrón que me ha quedado por teta. Y se enfada tirándole el pelo rapunzzel de la Murcia, algún día la llevaremos a que le corten las puntas, mientras ella le dice quetirardelpelonosehacequeestámuyfeo y le mete con la mano abierta. Unos momentos que ponen a prueba mi diplomacia y que me restan diez años de juventud en la epidermis.

grandma

Y el pobre rioplatense, que ha dejado de ser el superhéroe de la primogénita para atender las labores del hogar mientras yo gestiono las peleas de mi club de fans, intenta llevarse a sujeto 1 a su terreno diciéndole que si la lleva él a dormir que le explicará tres cuentos y dos canciones. Que sabe que yo le cuento una milonga de 140 caracteres como mucho y a cerrar los ojos o llamo al SAMUR para que me ingresen en el psiquiátrico, que las estrellas somos mucho de abusar de la Rehab. Y la susodicha accede a que él le lea los cuentos pero que luego venga la mama a darle la mano para dormir, que no tiene un rizo de tonta y sabe como exprimir a cada miembro del hogar.

Eso sí, cuando estoy al borde del desquicio y me pillan de reojo mirando un billete de avión a Honolulu para pasar el fin de semana, las dos se dan cuenta que tienen que hacer algo para aflojar y empiezan a darse besos y abrazos, que eso es drogaína como si te metieran un Prozac en vena y te da subidón y endorfinas para aguantar toda la semana.

Love it

Y vosotras, ¿qué tal?

11 comentarios en “Mi ausencia…”

  1. Jajajajaja! Como me río con tus relatos! Yo con un bombo de 7 meses y un pqueño encantador tirano de dos años y medio viendo venir el temporal que se avecina….

  2. Me haces sentir mucho menos solo!
    En mi casa las reyertas son intensas también, no sé cuanto vamos a aguantar sin que los vecinos llamen a la poli y nos lleven a todos a comisaría… además suelen gritar más al lado de la puerta, no entiendo porqué… ;-S
    Be strong!!

  3. Jajajaja seguramente seremos vecinas en la uci y eso que yo solo llevo 5 meses, a los 11 no creo que llegue me habré desaparecido fijo 😂😂😂😂😂

    Frase top del post: …llorando porque quiere el pimiento morron que me ha quedado por teta…

    #quediosnospilleconfesaos
    #besis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s