HUMOR, MATERNIDAD

Nueva rutina escolar

Apreciados maifrens,

Y ahora que ya han pasado unos días de la vuelta al cole y por las mañanas la de Murcia ya se va a su clase resignada y sin clavarme las uñas en la epidermis suplicando venir conmigo a trabajar (que se cree que el trabajo es meterte un malibú con piña mientras rebozas las pezuñas en arena, más quisiera yo), me dispongo a narrar como ha sido la incorporación de toda la familia a la nueva rutina escolar.

Y digo ” la familia”, porque también nosotros hemos notado mucha diferencia al  pasar de la guardería al colegio. Que yo pensaba que los que se tenían que adaptar eran los niños, pero oiga, que los padres pasan de tener un papel de actor secundario en la vida infantil, a ser meros figurantes de la etapa preescolar.

figurantes

Y es que cuando Diana Ross era un óvulo recientemente fecundado, horneado y expulsado, cuando iba a buscarla me la devolvían cada día repeinada, oliendo a nenuco y toallitas por todos los poros de la piel. Que si se había manchado un poco con la plastilina ya le cambiaban el outfit y me la dejaban habiendo dormido su siesta y resplandeciente que más que ir al parque, parecía que fuéramos a pasar la tarde en el Liceo.

En cambio ahora, sale del colegio como una superviviente de un apocalipsis zombie, con el frizz en el pelo a lo Einstein, cuatro mechones que antes eran una coleta mustios y colgando de lado, unos lamparones en el jersey en los que puedes adivinar lo que NO ha comido y los ojos inyectados en sangre porque no le ha dado por dormir la siesta.

zombie

También cambia mucho la conversación con los profesores, que con la de Albacete, y anteriormente la de Murcia, me pasan un cuaderno bitácoras de lo sucedido durante el día “a las diez cerocero ha tomado un biberón. A las diez treinta y cuatro ha jugado con un peluche, once y treinta nueve le han salido dos mocos y se lo ha lamido…” y toda una descripción a tiempo real que mientras te la cuentan te da tiempo hasta a dormir un par de siestas con los ojos abiertos asintiendo para recuperar un poco de ritmo cardíaco, que eso es música para los oídos de una madre que no duerme.

sleep

Pero en el colegio el día que la pobre no tiene extra escolares, que la hemos apuntado a todo lo que estaba libre para que tenga tiempo de hacerme el camino de Santiago primero yendo a por Sujeto 2 y luego a por Sujeto 1, que no habrá espacio en el Linkedin para que Diana Ross pueda apuntar todos los cursos que está haciendo, te la dan rápido con dos mocos colgando, la mandíbula de lado a lado por no haber dormido y un “le hemos visto un par de liendres, mejor será este fin de semana hacerle el tratamiento.” Y no te da ni tiempo a contestar que ya está con otro padre diciéndole que será mejor que queme con gasolina las sábanas de la cama.

Que se ve que quieren reforzar la comunicación padre – hijos, que me parece muy bonito para los padres que tengan hijos que viven el presente y tienen memoria, pero mi hija, que vive en una realidad paralela y padece de demencia senil temprana como su madre, si le pregunto lo que ha comido me cuenta lo que ha desayunado en casa y si le pregunto que ha hecho en el colegio me dice que es una “zupedédoe que ze eztida y ze eztida” y me explica la trama de  Los Increíbles con pelos y señales.

los increíbles

Por otro lado también está el tema de los padres de los niños de clase, que yo soy muy de hablar sólo con la gente que me cae bien y tirar muchas bombas de humo cuando veo que no son muy de mi rollo. Que poco riego sanguíneo me queda para llevar al cerebro y poder tener una conversación “normal”, como para ir desperdiciando al tuntún.

Pero en el colegio no hay escapatoria posible y de buenas a primeras, ¡ZAS! Te incluyen en un chat en el que si no participas un poco, eres la outsider. Y cada tema que sacan te consume la batería, que se ve que hay más de cinco millones de lendreras, trescientos métodos de sacar piojos (hasta el de pasar el aspirador por la cabeza de los niños, fordelofofgod!) y cuarenta millones de opiniones diferentes sobre el uso del árbol de té, eso sí, raramente ninguno de esos padres tiene a su hijo infectado, lo saben porque un amigo de un amigo de un amigo, que es farmacéutico.

Y a mí, que se me ocurren burradas para ponerle emoción al chat como un “yo le he encontrado unos piojos a mi hija que ni lendreras, ni aspirador, los he tenido que matar con un machete”, se le mando al jasban para que me de su aprobación como padre de la criatura antes de enviarlos.  Por suerte él es el que tiene sentido común de la relación, y me  aconseja de momento mantener un perfil bajo hasta primaria, vaya a ser que alguno de esos padres tenga contacto directo con los servicios sociales.

hiding

Así que en esas estamos, adaptándonos todos a la etapa escolar.

¿Y vuestras experiencias en P3, como han ido?

13 comentarios en “Nueva rutina escolar”

  1. Ay los chat! Yo tengo que hacer ejercicios de autocontrol para no soltar una barbaridad de las mías. Que luego ya te ponen rápido el cartel de “raruna”……aunque me da igual! 🤪🤣🤣
    La adaptación es a lo bruto. Si te gusta bien, si no también. Niña despeluchada y con horquillas perdidas, mocos mil y a las 14:30 sale que no es persona humana. Por lo menos va más feliz que una perdiz 😊

  2. Soy madre delegada de clase de la grande, por imposición de la tutora(anteriormente mi tutora) y no me hablo con 25 de los 27 padres que son, sin contar a mi marido 24. Y visto lo visto cuando recojo a la pequeña de la guardería hago bombas de humo que ni el bertin osborne en lluvia de estrellas. Y si, soy supermaja

  3. Yo metí a padre en grupo watsap niño1, en el de niño2 directamente dije No. Si no nos conocemos!!! En fin…debo llevar una megaetiqueta y ojos clavados en la espalda, jisjisjis.

  4. Ajajajaja tal y como la describes. En la guardería todo era más fácil, pero ahora…. Pfff aún nos estamos adaptando…. Lo que peor llevamos es que no duerma la siesta.. De camino a casa tengo que luchar con ella para que no se duerma.. Un xou constante… Y lo de los grupos…. Soy la típica madre rancia que nunca dice nada😂😂😂

  5. Pues mi hija ha empezado P3 como una pandillera del Bronx… Con su aspecto angelical (pequeñita, rubia, ojos azules y cara de niña super-mona-melacomo) engañó a su profe los primeros días, pero hoy mismo al ir a recogerla, la maestra me ha explicado que la tiene como una criada (tumetienesqueponerlossapatos), y lo mismo la ignora que la provoca (“mala, que eres mala” me cuenta que le dice mi angelito). Eso si, las neuras de tía chunga le duran uno o dos minutos, luego se le olvida y está contenta otra vez, como una montaña rusa emocional, y cuando la profe está al borde de pedir la cuenta en el cole, se le acerca y le dice “María, ya se te ha pasado? Ya jugamos?”, como si el problema fuese de ella… esto me lo cuenta riéndose, pero creo que está pensando seriamente en pedirme una tutoría… por suerte voy a turnos y podré escaquearme y dejarle el primer grado a mi querida mujer…
    Al llegar a casa le cuento a su madre la charla con la profe y hemos dicho al unísono: Nos ha descubierto!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s