HUMOR·MATERNIDAD

Malos tiempos para la lírica

Y por si el estar de rodríguez fuera poco y el nivel lluvia no hubiera sido el acabóse, va la vida y me manda unos cuantos virus (diferentes entre sí, vaya a ser que fuera fácil) y un padre que, aunque ha vuelto, su condición de freelance del audiovisual le tienen trabajando en festivos nivel costurera de Bangladesh.

Y así, sin más dilaciones, ¡Empezamos la semana!

Apreciados maifrens,

El lunes de la semana pasada cuando me levantaba de puntillas para hacerme un café en soledad y leerme el hola.com desde el iPhone antes de empezar con las rutinas, mi cachorro que es muy perceptiva en destrozar el momento zen de una madre en muerte cerebral, se bajó de la cama y vino a buscarme con los pelos a lo Diana Ross después de haber metido los dedos en el enchufe, y sacándose el chupete dijo con voz carajillera:

“oia, papa”

hola

Sí, mi hija no hace distinciones entre sexos en lo que a la maternidad se refiere, vaya a ser por simplificar o porque mi mala vida me lleva a no pisar la esteticién desde verano.  En fain, que en su voz de carajillera pude comprobar que la bronquitis había vuelto a nuestra vida. AGAIN. GRACIAS POR ESTE SUEÑO.

Ante la nueva noticia matinal, hice lo que cualquier madre con los abuelos sin jubilar haría: meterle en una cachimba el ventolín para que aspirara tres veces y llevarla a la guardería con cara de “no parlo spagnolo” por si preguntaban por la tos metálica nivel bajar a la mina después de hacer una maratón. Y allí después de despedirme con un beso en la frente, tiré una bomba de humo y me fui cagando leches al trabajo.

Totally, que el martes cuando salía de puntillas a tomarme el café matinal y a ver algún vídeo de youtubers, la sra de Murcia, que se percató que habían unos chakras que empezaban a destaponarse, se levantó de la cama con los pelos de Diana Ross después de vivir el huracán Catrina, y sacándose el chupete dijo con voz carajillera:

“Papa, caca” señalándose el pañal

caca

“ESTO SE HACE EN LA GUARDE”, le dije yo con las ojeras por los suelos. Y no fue hasta que fui a cambiarla, que me di cuenta que lo que quería decirme la niña no era que tuviera caca, si no que tenía una irritación en el gormiti de dimensiones extraordinarias. GRACIAS POR ESTE SUEÑO, AGAIN. Con poco tiempo de reacción para ir al pediatra, hice lo que cualquier madre con los abuelos sin jubilar haría: ponerle una crema tupida a lo cemento armado por toda la zona del biquini, la cachimba de la bronquitis, y con mi cara de “no parlo spangolo” dejarla en la guarde y tirar una bomba de humo.

Durante el día vimos que la cosa en lugar de mejorar, empeoraba, y el dulce de leche decidió llevarla al pediatra a primera hora de la mañana del jueves a que le arreglaran el gormiti que la pobre lo tenía en carne viva. Y sí, resulta que la niña tiene candiadiasis derivada por la medicación de la bronquitis: zenkiu, morenauer, for this drim.

gracias-3

Pos nada, que ante todas estas buenas notícias actuamos como cualquier matrimonio con los abuelos sin jubilar: le metimos la medicación en la cartera, las instrucciones de uso en la agenda, y la dejamos en la guarde con cara de “no parlo spagnolo” y con la bomba de humo preparada en el bolsillo.

bomba

El jueves a la noche, vimos que a parte de la bronquitis y el berberecho irritado, la señora de murcia empezaba a tener eccemas debajo de la boca y en las rodillas. ¿Será que se ha tocado por dentro del pañal y se lo está esparciendo por todas partes? le preguntamos al pediatra que se debatía entre llamar a los servicios sociales o darnos hora en el psiquiatra. Y no fue hasta que dijo:

“Parece que ha pillado el virus de mano-boca-pies y se la ha juntado con la candidiasis y la bronquitis”

YES, AINNOU: Un sueño más grande que el de Luther King. Que si mi hija estuviera en the walking dead no duraba ni tres misisipis.

Totally que nos dijo que 7 días sin ir a la guarde, reposo y “sí yu in anodar laif, brodah”.

Por la noche, compadeciéndome del picor genital de el contenedor de virus también llamado Matilda, la dejé ventilarse un rato el gormiti mientras iba a buscar su pijama al armario. Tardé 15 nanosegundos. No más. Pero fue cuando escuché “papa, caca” que fui corriendo al comedor y me encontré el árbol de navidad, el sofá y un par de libros decorados con un tortel lleno de virus acabado de hornear.

drink

Y sí, nunca mejor dicho, una semana de MIERDA.

Besis.

Anuncios

2 comentarios sobre “Malos tiempos para la lírica

  1. Me meo con tus posts (Y ahora que mi suelo pélvico no es lo q era a veces hasta literal)! Mira que no soy mucho de blogs pero espero cada viernes como agua de mayo para tomarme 5 minutos y que nos cuentes otra verdad verdadera sobre la pa/maternidad!

    Enhorabuena maifriend! Lo estás haciendo de pe eme aunque a veces (a)parezca una mierda! Mucho ánimo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s