HUMOR

Vuelta al cole

Y por si el verano con dos churumbeles, uno con percentil NBA colgando de la teta que se despierta tres mil veces por la noche para chequear que estoy viva, que con el pantone blanco terminal que gasto tampoco la juzgo, y una niña con la que puedes llegar a pasar del ataque de risa al brote psicótico en una misma jugada y sin pasar por la casilla de salida, llega la VUELTA AL COLE que es la guinda del pastel, dónde las constantes vitales ni están ni se las esperan, y te quedas el fin de semana que no sabes si necesitas un café, dos gin tonics o un ingreso en la UVI.

hospital

Primero tienes que ir anticipando el tema, ya en verano, para ir poniéndolo encima de la mesa con un trabajo psicológico avanzado que consiste en ir repitiendo, a lo secta, una frasecita para que el mensaje vaya calando: “Bueno, y este año…¡ al cole de mayores!”

yeah

A la mía el truco no le hacía mucho efecto, que cada vez que se lo decíamos respondía con un “no gaziaz” de respuesta y me aclaraba que prefería venir al trabajo conmigo, ya que podía oler el nirvana maternal de hacerte un café delante de una mesa sin tener un ”Mama, mama, mamamama, maaaaaamaaaaa, maaaaaaaaaaaamaaaaaaaa” pegado en el cogote. Y para una terrorista chiíta unos chakras alienados es como para una obsesiva y compulsiva de la limpieza pasar un fin de semana en mi casa: un maravilloso desafío.

Después, cuando el momento se va a acercando, hay que preparar el listado de cosas que te piden en la que se encuentran cosas tan random como un papel de cocina, unas toallitas, unos tissues, un vaso de plástico, una bata de las que se ponen con gomas, una fiambrera para el desayuno, una servilleta con una goma, una sábana de tumbona, una bolsa para la fiambrera del desayuno, una mochila, un recambio de ropa, tuppers, y todo ello marcado con una cinta de unos centímetros de grosor determinados hechos por unas monjas de un convento, y con el nombre del niño bien visible, a poder ser, con luces de neón tipo cartel de Las Vegas. Que digo yo que en lugar de percheros con el nombre tendrían que poner máquinas para aparcar carritos, a lo Carrefour, con una entrada de mercancía escolar para que los pobres puedan descargar sin padecer una escoliosis temprana.

carrito

Luego cuando el día D está a la vuelta de la esquina la tensión se empieza a notar en el ambiente así que para normalizar el asunto nosotros fuimos pasando por delante del cole los días previos, como para sacar el tema sin forzar, en plan “Mira, ¡el cole de mayores!” y ella seguía con su negativa de ir, vaya ser que digan que sí y te faciliten la vida de entrada, que eso no te da puntos en convertirte en la madre del año para el Times, ni para la Vogue, ni para el blog de la Ampa.

Con la Paquirrina fue más fácil, que cómo aún no sabe hablar, el primer día se la dejamos a la profesora con su biberón y su leche en polvo y mientras nosotros salíamos llorando y pasando el día con el corazón encogido, ella se quedó tranquila y hasta se durmió una buena siesta. Que mientras tenga comida cada hora y media o dos (sí, por la noche también, gracias-por-este-sueño), puede ir tirando en casa, en la guarde o en medio de la guerra de Vietnam. Y al ser la segunda y tener un cuerpo mórbido de los que cuesta mover, puedes hasta dejarla en la cuna que del balbuceo pasa a los ronquidos sola en un Misisipi.

risueña

Pero con la mayor, que ya se entera de que la vida es very hard a lot of more nauer, ya empezó la adaptación con la mosca detrás de la oreja. Porque ellos huelen tu estrés y aunque la profesora fuera la maldita Frozen y las clases se desarrollaran en el Toy’s’r’us, saben que ahí huele a gato encerrado. Y allí estábamos nosotros, que el primer día los padres también se quedan en clase, aguantando estoicamente y haciéndonos los guiris, mientras la niña pintaba con tiza el ladrillo cuqui de obra vista, que a mi hija si no le dejas delinquerar un poco no querrá volver enverenever, e intentando no hacer mucho contacto visual con los otros padres que ya si eso prefiero ir conociéndolos por el whatsapp escolar.

Y ya cuando fue pasando la mañana, los niños se venían arriba y la profesora iba perdiendo tersura epidérmica y pasaba de parecerse Julie Andrews a Aramis Fuster, la niña empezó a sentirse como en casa, explicándole a sus compañeros de clase que “ezto, ehhh mííííío” cada vez que alguien intentaba coger las cuatro toneladas de juguetes que se había puesto entre las piernas. Que si algo ha aprendido la niña de tener una hermana es que el comunismo dislaik a lot of y que lo mejor es la propiedad privada.

mine

Y aún nos quedan dos días más de llevarla sólo una hora, esta vez sin padres,  que eso la señora de Murcia no lo entiende. Que cuando le dice el dulce de leche que la va a dejar sola y que luego pasa a buscarla, ella le comenta que hay sillas para él y que si no se queda, ella tampoco.  Una crisis difícil de lidiar en el que me he tenido que estrujar las últimas neuronas para elaborar un método llamado “Operación Murcia” que consiste en decirle que en el cole de los mayores se puede saltar en la mesa, pintar las paredes, ponerse purpurina en el pelo, e, incluso, comer plastilina. Un bonus que sólo puede gastarse una vez, ya que la profesora tarde o temprano va a descubrirle la verdad y a odiarte durante todo el curso escolar, pero que vale la pena sólo por verla un día quedarse feliz en clase e ir a trabajar sin llorar, sin ansiedad y hasta con brillo en los ojos.

Ese momento, no tiene precio.

PRAY FOR THE TEACHER

3 comentarios en “Vuelta al cole”

  1. La mutación a lo Aramis la he visualizado a tope, jajajaja!
    Menuda jugarreta le has hecho a la teacher, fijo que te a a proponer como delegada de padres o algo así mu hardcore. XD
    Besos!
    PD: Soy la que te asalta por la calle y huye en busca del bus. XDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s