embarazo, HUMOR, MATERNIDAD

¿Niño o niña?

Apreciados maifrens,

Pues sí, como os comenté en la entrada anterior actualmente me encuentro fabricando a mi segundo/a terrorista chiíta. Muchas gracias a todas por vuestras felicitaciones, no, no soy una valiente os lo puedo asegurar, nuestro único plan es “lo tenemos y ya nos apañaremos como sea…” justo como hicimos con la primogénita, y aunque no somos los padres del año, tampoco era el objetivo, la niña sobrevive a base de superar bronquitis que con eso y con haber dejado atrás el momento dedos en el enchufe, ya nos vale.

ouyeah

Son muchos los que nos han advertido que el segundo hijo es un palo tan grande para la pareja que ríete tú de los brangelinos. Mi dulce de leche sabe que aunque su manía de llenar todas las estanterías del hogar con las monedas que lleva en los bolsillos despierta en mi unas ganas locas de llamar a unos albanokosovares para darle un “toque amistoso”, por lo general es mi mejor aliado. Incluso cuando está lejos y hacemos conferencias a lo mesa redonda de la ONU con Diana Ross para cenar, para que entienda que la verdura es mejor que las petite ecolier y que se la zampe antes de que a su madre le de un brote psicótico y se tire por la ventana, me agradece delante de ella el esfuerzo que hago quedándome sola con una niña hiperactiva, alabando mi hazaña, que para cualquiera sería lo normal del rol de “madre”, pero él me trata como un superhéroe de marvel porque sabe lo que puede llegar a desesperar Diana Ross cuando tiene un humor de perros.  Y qué queréis que os diga, eso me sirve para darme paciencia en los momentos de castigada-sin-hablar-ni-respirar-hasta-que-tengas-treinta  y saber que no estoy sola, somos un equipo de survivers con una promesa: no juzgarnos. Never, ever.

promesa

También me dijeron que el segundo embarazo es mucho peor que el primero, cosa que no puedo estar más de acuerdo. Desde que me enteré que estaba embarazada me quedé en un estado mar-adentro, sin energía ni para roncar, que eso con el embarazo se me da estupendo, y bajo el sol de 40 grados de Israel me sentía como un walking dead turisteando con las contantes vitales de tutankamon.

tired

Las náuseas, el mareo y el dolor de cabeza se apoderó de mi y lo único que me sentaba bien era comer toneladas de cosas con chocolate que me daba energía y algunas, pocas, ganas de vivir. Ruy se quedó al cuidado de nuestro pequeño, y movido, alfajor y yo me quedaba en estado catatónico en cada banco que veíamos mientras me zampaba alguna bullshit transgénica que sabe a fucking cielo. Así fue como me salieron los primeros salchichones laterales que acompañados de una barriga cervecera, que es verdad que la segunda vez se desparrama muy rápido, parecía que me hubiera pasado el mes de agosto secuestrada en un MacDonalds. Eso sin contar que mi nueva dieta hipocalórica también me obsequió con un acné juvenil que ríete tú de la varicela. Un GRACIAS A LA NATURALEZA POR ESTE SUEÑO, que ya no recordaba de mi primera vez.

vomitar

Los opinólogos me decían… “será niña, porque estás un poco fea”, que se ve que la sinceridad te da puntos en la vida, pero mi instinto maternal me decía que llevaba un marichocho en mis entrañas cosa que languidecía a mi dulce de leche que él siempre vio un futuro rodeado de mujeres. Y ala, yo con mis cuerpo fofisano, mi acné juvenil y mis momentos de narcolepsia, lo animaba diciendo que un niño no estaba nada mal, que quizá nuestra mezcla genética en masculino era la clave para el niño trampa y blablabla y blublu mientras esperaba ese momento ‘angel de victoria sicret’ que dicen que los niños te dan, que te hacen photoshop con las hormonas.

pretty

En mi trabajo mis compañeros empezaron las apuestas por saber el sexo y como empezaba a moverse dinero en plan casino, hasta yo aposté dinero a la timba,  con lo que recaudaron me regalaron una ecografía 3D para salir de dudas.

“¿Queréis saber el sexo?”

Me dijo el ginecólogo mientras la Sra de Murcia le destrozaba la consulta y su padre la seguía en carrera como si fuera Benny Hill.

emotional

“A ver, espera que se mueve mucho…. sí… es una niña”

Ahí es cuando me di cuenta que mi instinto maternal estaba atrofiado, seguramente por la intoxicación de chocolate que corre por mis venas.

“¿Está seguro?”

En este momento pude ver como a Ruy le caían dos lagrimones de felicidad en la cara.

“Sí, sí, esto es una vulva… la ves un poco borrosa porque no para de moverse… ¡Enhorabuena!”

En ese momento la terroristra chiíta dejó de dilenquear y empezó a repetir a gritos “una mulma” “una mulma” mientras le abría los armarios al licenciado y sacaba papeles, y, debo confesar, que sólo pensar en tener a otra como ella me hizo sentir kilos y kilos de felicidad. Y de pánico. Y de felicidad, Y de pánico…  y así hasta hoy.

Maifrens, que se prepare el mundo porque:

… La SEÑORA DE ALBACETE is coming …

image1 (3)

 

8 thoughts on “¿Niño o niña?”

  1. Pues muchísimas felicidades por la Sra de Albacete!!! Como ahora siendo un pequeño tamagotchi, no para de bailar samba, ( por lo de que no se veįa bien la “mulma” xq no paraba quieta…) seguro que está quemando todas las energías ahora, y cuando salga será un remanso de paz… Felicidades a los tres!!!😘😘😘

  2. Ahora viene lo mejor … creeme .. aquí es donde dices …. vamos !!! Alguna prueba más ? Para alterar mis capacidades ….??? Pero verás que és el mejor regalo que le puedes hacer a tu termita … o quizás tu no serias distinta sin tus hermanas ? … Recuerdos a tu bella madre de parte de una compañera de trabajo …. besos y felicidades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s