DIARIO, HUMOR

Finde en un camping

Apreciado diario,

Anna, una amiga de las que la maternidad te regalan, vio en instagram un camping llamado Miramar que tiene caravanas preciosas vintage de esas que te invitan a vivir en una peli americana durante un fin de semana. “¿Vamos?” escribió en el grupo de guatsap que compartimos. “Genial” dijo Vero, otra amiga madre sin constantes vitales, “pues vayamos” dije yo gastando mis últimos elecaseinmunitas en el teclado y dejándome llevar sin pensar mucho las consecuencias porque el plan, a priori, molaba a lot of morenauer.

Y así es como planeamos a meses vista un fin de semana de tres matrimonios, con tres cachorros de la misma edad en UNAS VACACIONES EN EL CAMPING.

Cuenta atrás -1 mes

Escala ricther de colapso mental: 0

Riesgo de muerte infantil: 0

Este diario he empezado a escribirlo a un mes vista de la aventura. Cuando una madre ve un plan a un mes vista puede hasta parecerle una buena idea. Ahora no es tiempo de ser realista, es tiempo de imaginar a tu hija corriendo por el campo forrada con papel de burbujas, mientras tú estás leyendo en una hamaca con unos outfits que no existen en tu armario y oliendo los efluvios a carne asada que llegan de la barabquiú que se curra tu jasban, que al ser argentino simpre pilla en la parrilla. Sorry jonei, es lo que hay.

family

Un plan que tienes marcado en tu agenda MrWonderful con una pegatina de “super finde” y que cada vez que la ves piensas… “qué ganas de que llegue”.

Cuenta atrás -1 semana

Escala ritcher de colapso mental: 3

Riesgo de muerte infantil: 0

Miras tu agenda porque tienes un pollo que apuntar para el viernes. ¡Hostias! ¡La salida! Notas un cosquilleo en el estómago de todo lo que tienes que comprar para el viaje, maldita Ley de Murphy! es tu peor semana everenever. Alquilas el coche por miedo a quedarte sin y lo demás lo dejas “Para mañana…”  mientras sigues mandando mails y poniendo cara de bulldog para que nadie te moleste la única hora del día que estás lúcida.

work

Cuenta atrás -2 días

Escala ricther de colapso mental: 4

Riesgo de muerte infantil: 1 por infección de triquinosis

Suena el grupo de guatsap mientras Diana Ross está montando un pollo estratosférico en el suelo porque no quiere ducharse después de una clase de yoga en familia que me ha dejado más estresada de cómo venía y el hallazgo de un zapato que en su boca, que no era suyo. Le doy galletas para que se calme. Nada. Intento razonar y explicarle que tengo que desinfectarla porque ahora mismo tiene hasta la triquinosis, pero la marichoho tiene  el día de llevarte la contraria porque así es más funny y amazing. Utilizo la táctica de con-un-seis-unallavejudoca-unavolteretamortal-y-un-cuatro la niña está en el bañera y yo llena de cicatrices. “Debería ponerme algún capitulo de la super nanny a ver si aprendo algo” pienso en una nota mental que va directa a la basura de mi cerebro. Pink, pink. Vuelve a sonar el guatsap. La niña se ha acordado después de todo el drama que quizá lo de la bañera molaba, así que aprovecho para consultar los guats antes de que tenga que luchar cuerpo a cuerpo para que salga.

Vero escribe “¿Cómo nos organizamos para comprar?”

omg

COMPRAR. Mierda. Tengo que comprar mil cosas. “Ya mañana…” digo en una mentira que no me creo ni yo. Mi jasban me consuela en un chat paralelo prometiéndome que “mañana haremos todo lo que necesitamos” que es más de lo que un ser humano puede hacer “porque nosotros somos padres y eso te eleva a un ser superior que ríete tú de los de marbel”.

Le creo, porque cuando toma las riendas se pone sexy.

Cuenta atrás -1 días

Escala ricther de colapso mental: 6

Riesgo de muerte infantil: 1 intento de beber lejía conejo.

Al salir del trabajo salgo escopeteada a comprar a la farmacia cuatro cosas que nos faltan y voy a buscar a la señora de Murcia que al verme se tira en plancha a mis brazos. “¿Ha ido todo bien?” pregunto cruzando los dedos para que que haya dormido siesta. Ha ido todo bien, a priori no tendría que tener sueño y por tanto estar de mal humor. Saco de la manga un truco a lo David Copperfield: una pegatina de “Elza-ana” (como llama mi marichochi a la Frozen) y se la pego a la mano regordeta. Pim-pam-pum-bocadillo-de-atún la meto en el cochecito, sin cicatrices y con el chupete puesto. “Elza” le va diciendo mi pequeño alfajor a la gente que la ignora cambiando de acera. Llegamos al súper, la pegatina empieza a fallar y empieza a tocar cosas zero babyfriendly como un bote de lejía conejo. “¿Compramos galletas?” Le digo en plan soborno para que se distraiga. “queca zi” me dice señalándome unos donettes. Y no, chocolate no, que luego tengo que bajarla de la lámpara del techo y me juego la vida en ello. “Mejor estas…” le digo señalando las de dinosaurio. “Que no… quecas, aquí” me dice señalando los donettes. “Matilda, aquestes són de drac”. Espero que la palabra “dragón” tenga su efecto. “Cac, zi” dice al cabo de unos minutos. Aprovecho que habla sola sobre el el fuego que saca los dragones con un “a coc boca a cac” a la gente que se le acerca sonriendo, para coger a lo demonio de tasmania cosas básicas para el camping: huevos, patatas, cebolla, pasta, salsa de tomate y yogures de la “elza-ana”. Matilda empieza a decirme “aquí, aquí” señalándome el suelo. Le suelto una galleta del paquete para que se distraiga mientras yo engullo las cuatro restantes y sigo el mismo proceso hasta que llego a casa.

He podido comprar lo básico para no morir de inanición. RuyRodrigo se ocupará del resto cuando salga de la fábrica de explotación de Bangladesh en la que trabaja.

OK

Reto conseguido.

Día 0 

Escala ricther de colapso mental: 8,5

Riesgo de muerte infantil: Tres intentos fallidos

Nos levantamos a las seis aéme porque no hemos tenido tiempo de hacer las maletas. Me llevo un macuto del tamaño de un cadáver para la ropa de matilda + pañales. Una mochila para su comida y otra maleta para juguetes que pueda necesitar. “Sólo queda esto” dice mi dulce de leche con una micro maleta en la mano. “Mitad para mi, mitad para ti” digo mientras pongo los cuatro trapos de verano caribeño que tengo en el armario y me intento embutir los pantalones de verano que llevaba el año pasado.

yo poniendome pantalones

Cogemos todo el diogenes familiar y nos vamos, a lo buscador de cobre, a la casa de alquiler. Tenemos un pentatrillón de gente delante. Matilda tiene ganas de correr. Y de tocar enchufes. Y de saltar. Y de coger las maletas de la gente. Y de quitar las cosas de nuestra maleta. Y de jugar con perros que no tienen cara de querer jugar. Y de correr otra vez. Y de hacer las cosas que no se pueden hacer y que llevan la palabra “muerte” adornada con neones. Mi príncipe azul va detrás de ella mientras yo le doy a la dependienta mi comprobante: “Que sea automático, PorfavorTePido” le digo a la marichochi que se apiada de mi.  La niña va dormida todo el trayecto.

Llegamos al destino mientras los demás hace rato que han llegado.

image1 (2)

Una caravana cuqui, con un patio cuqui, con una barbacoa cuqui como soñaba el primer día.

foto 2

Los niños juegan, los padres deshacemos maleta, vamos a la playa un rato a que coman arena y quemen energía… da gut laif.  Mi hija, a lo mogli de la selva, conecta con la naturaleza persiguiendo abejas, intentando pisar hormigas y dejando Stivi Wonder  a un caracol. Ya ha dormido siesta en el trayecto, eso quiere decir que estará con el pulso cardíaco de Pocholo Martínez Boridu hasta la noche. Anna, Héctor, Vero y Albert descansan con la siesta de sus cachorros mientras el dulce de leche y yo pillamos cacho a turnos en plan relevo.

Matilda, quieta un momento que te hago una foto

FOTO 3

Y así todo el rato.

Aunque todos tienen la misma edad, los niños aún no juegan entre ellos y cada uno va a su bola. A Aran le encanta meterse en el agua aunque fuera haga frío nivel Siberia, a Lana le encanta bailar y mover el esqueleto al más puro estilo Beyoncé y a mi hija, que dislaik el agua a lot of, le gusta correr por la playa todo el rato sin criterio y cogiendo esa bullshit que la gente cerdaca decide no tirar a una papelera. Cuando se cansan de la playa los llevamos al parque del camping para que gasten tres rayas más de batería, hasta que mi hija cae rendida a las nueve. Muajajaja, quién ríe la última ríe mejor maifrens. Los demás pillan cacho a relevos mientras mi príncipe azul está esclavizado en la barbacoa y yo disfruto del tiempo de libertad. Aran se desmaya en su caravana en segunda posición. Lana aguanta hasta más tarde, es rockstar como sus padres.

rockstar

Al final, a media noche todos los cachorros caen rendidos. Cenamos, reímos y… la señora de murcia se despierta. La ponemos a dormir en la habitación de matrimonio. Seguimos hablando y… Diana Ross vuelve a despertarse. Vuelvo a hacerme la dormida hasta que cae inconsciente. Me incorporo a la charla, reímos, hablamos y… la marichochi se despierta y no tiene intención de dormirse porque ha pillado que tengo plan alternativo.

Decae la party. Vamos todos a dormir.

mariah

Último día 

Escala ricther de colapso mental: 10

Riesgo de muerte infantil: 2 por pulmonía

Llueve a cántaros fuera. Ley de Murphy totally! Tendremos que esperar en la caravana a que deje de llover. Le ponemos canciones, dislaik. Le ponemos Elza-Ana, aguanta 10 minutos + 5 minutos más si lo acompañas de una galleta. Peppa Pig nos da un ratito más hasta que gastamos comodín iPad. “Aquí” dice Matilda señalando fuera con su mano regordeta. La sacamos. Volvemos a entrar porque llueve lo más grande, dejando un reguero de arena mojada en el suelo. Se aburre. “Aquíiii” vuelve a señalar fuera. Parece que ahora lloviznea. La sacamos un poco. Encuentra a sus amiguis Lana y Aran que también intentan quemar energía encontrando caracoles. Vuelve a llover. Todos de nuevo pá dentro de la caravana dejando en el suelo tres kilos de arena mojada. Deja de llover otro ratito, salimos fuera y así en un plan bucle infernal que nos lleva a tener más arena dentro de la caravana que en todo el camping. Y pisar arena mojada en un bungalow mientras fuera llueve a cántaros, además de bajarte la esperanza de vida y la tersura epidérmica,  te apalea el cerebro en plan thriller psicológico. O al menos a mi, que no puedo estar en un “hogar” con el suelo sucio nivel cárcel de Colombia y que se me relajen los chakras. Imposibol tu bilif.

Y es que aunque estés en el paraíso infantil, la combinación vacacional de lluvia + niños es más letal que el de chancletas con calcetines.

Lejos de mejorar la cosa se pone en plan peli de sobremesa de un pueblo de michigan al borde del tornado. Long time ago, cuando todo era campo y la palabra toxoplasmosis no existía en mi diccionario, hubiéramos decidido dónde comer y hasta esa hora que cada dispusiera de su tiempo como lo que le diera la gana…

sex

Pero en el presente, teniendo a tres niños con mas energía que un edificio de ejecutivos de wallstreet sólo había una cosa que hacer: buscar plan alternativo en el que haya un tejado y muchos kilómetros para que un niño pueda recorrer sin atentar contra su seguridad. Oseasé que fuímos a pasar el día al aquarium para intentar ver peces nadar mientras luchábamos contra la muchedumbre .

PUTA BIDA, TETE.

Así que tras la experiencia os dejo un consejo mejor que el de la super nanny para cuando te vas de fin de semana familiar: Padres del mundo, fordayisuscraist, cuando os vayáis un fin de semana tened en la recámara un plan Bé,Cé,Dé,É,eFe y Gé porque las cosas siempre se pueden torcer nivel tivimuvi de telecinco basada en hechos reales.

De nada.

Besis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s