BEBÉ, HUMOR, MADRE, MATERNIDAD

9 meses y medio

Apreciado diario,

A partir de los 8 meses la Sra de Murcia se puso a gatear y fue con esta nueva actualización cerebral del cigoto, que nosotros perdimos altura, medio michelín y hasta esperanza de vida.

Que no saben la suerte que tienen las madres que sus cigotos no gatean y se ponen a andar directamente. Que les ha tocado el bonus de “déjalo aquí, que aquí se queda” mientras las demás tenemos hijos que se arrastran por el suelo en plan “Charlie no me siento las piernas” y ya no tenemos ni 5 nanosegundos para poner “me gusta” en una foto de instagram.

Que al principio la niña se arrastraba como si le hubieran puesto la epidural, dejando las piernas muertas, que iba a uno por hora y te daba tiempo a respirar lo que aconseja la OMS antes de ir corriendo a desviar su trayectoria, pero ahora la Sra de Murcia ha ido perfeccionando la técnica y  va más rápido que Usain Bolt

usain bolt

Y a la que parpadeas un segundo, está metiendo los dedos en el enchufe, lamiendo el minipimer, sacando el agua del váter o intentando abrir la basura. Que digo yo que ya podían hacer jueguetes más realistas como ceniceros, mandos a distancia, tazas de cafés con leche, cuchillos, monedas, botones pequeños y todo lo que en realidad les mola a los cachorros de esa edad en lugar de hacer ositos amorosos que son más aburridos que un documental de la 2.

Que a los niños lo que le gusta es vivir al límite entre la vida y la muerte, ahí disfrutan lo más grande.

El otro día cuando fuimos a buscar a Matilda a la guardería su profe me dijo “No tienes ni idea de cómo me destroza la clase”, a mí, que comparto pocilga hogareña. Que cuando no estaba ni en los planes mi comedor se repineaba en Pinterest, y si ahora vinieran los de asuntos sociales y nos quitaban la custodia por diógenes. Que no damos abasto.

abasto

 

Y no sólo eso, si no que junto con la actualización del “gateo” se le ha bajado la de “quédate mirando fijamente a aquellos humanos susceptibles de estar locatis” que mi hija no es muy de gente corriente y moliente, a ella le gustan los que miran a un punto fijo y ni pesteañean. Y allí que va ella a poner su mejor versión de “soy una cuqui” y les dice hola con la mano, para que se le acerquen. Sin ir más lejos ayer, en el parque, se lo hizo a una señora mayor, que pensé “Mira, por fin saludo a una abuela entrañable” a lo que la susodicha se acerco haciéndole el caballo y me dijo

“Samuel L Jackson fue a menorca, a la Illa de Coca, porque se pensaba que era cocaína”

¿Acsquiusmi,?

what

Y vi que no enfocaba demasiado y que el Iris se le agrandaba sospechosamente, a lo que le dije “ai, estos americanos que no se enteran…” y me fui a un perímetro seguro dónde poder darle un yogur tranquilamente, mientras la mujer discutía con el tobogán los pormenores de los actores americanos y su consumo de estupefacientes cuando vienen a España.

Que se ve que la maternidad es un videojuego en el que cada mes vas pasando pantallas y en el que con cada nivel nuevo la dificultad para que sobrevivan va subiendo.

Eh, pero compensa.

Besis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s