HUMOR, MATERNIDAD

Rutina de una MILF

Apreciados maifrens,

Voy a deciros un secreto que quizá vosotros que tenéis el suelo pélvico tonificado, tiempo libre y la palabra “prevenar” aún no ha llegado a vuestras vidas, no sabéis…

LA CONCILIACIÓN LABORAL NO EXISTE, SON LOS PADRES

Cuando digo padres me refiero a las dos personas que van de un lado a otro las veinticuatro horas del día como pollos sin cabeza, intentando que su cigoto llegue vivo hasta los dos años. Y a poder ser sin muchas cicatrices.

Y es que claro, cuando una es primeriza y está embarazada no piensa en esas cosas, suficiente tiene con intentar no llenar el embrión de toxoplasmosis y fabricarle una a una las pestañas, pero el tiempo va pasando y lo que antes no te preocupaba ahora está respirándote en la nuca:

LA VUELTA AL TRABAJO 

suspense

Para que me entendáis, tu vida se convierte en una carrera de obstáculos y tu forma física es la de Paquirrín. BAD BUSINESS. Porque ahora cuando te levantas ya no eres sólo milf-chacha-merypoppins-masterchef-novia-y la-ezquizo-que-vive-el-principal, nono, ahora también eres madre trabajadora. Y eso te consume por dentro  aunque tomes mil pentatrillones de elecaseihimunitas.

Y dices, “bueno, me iré a dormir temprano, así descanso y mañana me despierto llena de energía”, pero no calculas que alguien te despierte a media noche con gritos a lo “CHARLIE NO ME SIENTO LAS PIERNAS” y que al ir a comprobar a quién le están sacando los riñones para venderlos en el mercado negro, te des cuenta que el problema es que a la niña le ha caído el chupete. Y lo que te espera, porque si no se lo pegas con superglú vas a pillar a lot of, morenaer.

BAD BUSINESS, AGAIN.

Totallity, que a la vez 865 te la pones a tu lado de la cama, que te han dicho que no debe de hacerse pero-mañana-será-otro-día y le ofreces el pimiento asado que te ha quedado por teta, que aunque estás dejando la lactancia sabes que la dejará en estado vegetativo. Funciona, así que duermes en posición Stpehen Hawking para no despertarla.

madre

Y a las siete cerocero te suena el despertador. Te levantas con resaca nivel Charlie Sheen el día de fin de año y te pones lo primero que encuentras en el armario y que te cabe after-postparto, que es tu uniforme de marimacho. Llevas a la niña a cambiar y a ella la vistes con gracia y glamour, vaya a ser que las otras ITcigotos de la clase la marginen. Y le das el biberón mientras la niña se caga, vomita y mea a lo fallo multiorgánico. Llegas a la guardería con la niña que huele a cloaca y tu uniforme de marimacho lleno de vómito y se la entregas a la profesora que al olerla te dedica una mirada asesina. SORRY MAIFREN, I’M A SURVIVER.

En medio del duelo de miradas,  tu pequeño alfajor se da cuenta que no podrá vomitarte el jersey, estirarte del pelo y morrearte la cara y se produce el momento BREIK MAI JART que te hace irte llorando hasta la oficina.

baby 7

Llegas. Pasas el día contestando mails y enseñando fotos de tu hija. Un par de reuniones en las que dices que sí con la cabeza mientras te la imaginas durmiendo plácidamente en la cuna. Te sube el olor a vomitado del jersey y tus pimientos asados se llenan de leche hasta dejarte las tetas a lo pectoral de las tortugas ninja. Duele. Mucho.

Disimulas todo el día porque has pasado de tener poco pecho a las tetas de Yola Berrocal y a la que llega la hora de salida te vas cagando leches a buscar a tu cachorro, a que porlamordedios te vacíe las tetas y vuelvas a ser una persona normal.

Por el camino tu cigoto te monta un POLLACO de ar-yu-fliping cuando la alejas de tu cuerpo serrano, porque ahora ya sabe que la abandonas cuando se despista. Y así, con el cigoto en los brazos y el cochecito con el diógenes familiar, vas a comprar comida de la que se caliente en el microondas, para cuando llegue el padre de trabajar tengáis algo con lo que alimentaros.

Le das el pecho. Te vomita. Juegas con ella. Te vomita. La bañas. Te vomita. Le pones el pijama. Te vomita. Le das el biberón. Te vomita. Y por fin se queda dormida.

Aprovechas para preguntarle a tu príncipe azul como le ha ido el día y antes de saber la respuesta, te desmayas en el sofá y roncando a pierna suelta. No sabes cómo has llegado a la cama, RuyRodrigo te ailoviu, pero algo te despierta sobresaltada… parece que a alguien le están cortando las piernas. Te haces la dormida y oyes a tu dulce de leche que se levanta sobresaltado y con taquicardia:

-Amor, ¿se te ha caído el chupete?

Exorcista

 Y si, así vuelve a comenzar el día.

P.D. Mi hija dormía del tirón por las noches hasta que una bronquitis me la desconfiguró. SHIT TOTALLY.

4 thoughts on “Rutina de una MILF”

  1. Boníssim!!!!!!!!!!!!!! Tinc 31 anys i una filla de 2 i no vegis com he rigut i com de tranquil.la m’he quedat al veure que “I’m not alone” en aglunes de les coses que dius.

    Moltes felicitats pel blog!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s