CARTA, HUMOR

Apreciada Ivanka

Díar Ivanka,

Te escribo a raíz de haber leído un artículo relacionado con un libro nuevo que has sacado al mercado llamado “Woman Who Work” que da consejos para ser una madre trabajadora, comprometida y familiar.

NOTICIA IVANKA TRUMP

Que debo confesarte que no me lo he comprado, ya que el poco tiempo que me queda libre después de ser madre de rodríguez (mi marido viaja más que Ryan Air) y mujer trabajadora, lo invierto en contracturar mis carnes trémulas en el sofá, luchando entre la vida y el coma, para ver algo que no sea de Disney o de Pixar.  Pero al leer la noticia y varios fragmentos de tu libro, me gustaría hacerte llegar mi perspectiva de madre con las constantes vitales de un fósil para que tengas en cuenta a la hora de escribir la segunda parte de “cómo seguir respirando cuando lo consigas”.

Bien, empezaremos con el “¡Ve tras tus sueños! ¡Asegúrate de que tú seas quien define tu éxito!” Vale.  Sueños, lo que se dice sueños, no tengo, vaya a ser porque no duermo ni una noche del tirón, que a la Sra de Murcia le gusta torturarme a lo guantánamo para que sepa quién lleva los pantalones en el hogar y cuando estoy en mi punto de sueño más profundo me despierta llorando nivel me-han-robado-los-órganos-vitales porque no encuentra su chupete, que mira tú que gracioso, lo tiene a un centímetro de la mano. Una broma divertidísima que se repite en bucle todas la noches everenever.

MADRE NORMAL 0 SUEÑOS 1

cesar

Bien, seguiremos con la gestión del tiempo en la que afirmas  “Hay que priorizar las cosas y dejar las NO IMPORTANTES apartadas, como ir al supermercado”. Lo siento pero vuelvo a suspender, AGAIN. A diferencia de tu prole, mi hija come alimentos de esos que salen de la tierra, se manipulan y se venden en grandes superficies… lo sé… una locura. La cuestión es que después de ir a buscarla a la guardería y escenificar una lucha cuerpo a cuerpo en plena calle para que se siente en el cochecito, tengo que ir a gastar elecaseimunitas y envejecimiento prematuro al supermercado. Y tú, con tu manual, dirás, “pues ves un día y haz la compra del mes, marichocho”, pero es que al super con un niño se tiene que ir decidida y a buscar, como mucho, un par de cosas para la cena y algo de grasas saturadas por si las cosas se tuercen a la tarde. Si empiezas a dudar y te tiras más tiempo del estimado, tu estancia allí se convierte en una amenaza de ictus prematuro.

MADRE NORMAL 0 GESTIÓN DEL TIEMPO 1

sadness

Me temo que en tu signatura sobre “Desbloquea tu creatividad pero con los pies en la tierra, especialmente con labores de jardinería en tu casa del campo” también pincho a lot of. En mi casa no tengo ni repisa para poner una triste maceta, que eso te incrementa en un cero el alquiler, y el único segundo hogar en el que también desparramamos diogenes familiar es un cuartucho que tenemos abajo del edificio y que compartimos con los demás vecinos dónde puedes encontrar bicicletas, sillas plegables y puede que hasta el cadáver de alguien de endesa que vino un día a leer el contador. Más que “casa de campo” lo llamamos MORDOR y es un agujero negro interdimensional de bullshit, dónde la única vida inteligente que hay tiene forma de ácaro.

MADRE NORMAL 0 CREATIVIDAD 1

TOXIC

He leído, también, que las has pasado putas en una declaraciones laik dis “Durante la campaña presidencial entré en modo supervivencia: trabajaba y estaba con mi familia, no me hice ni masajes ni tenía mucho tiempo para cuidar de mi misma…” aiii marichochi como te entiendo, sin más te diré que tiemblo sólo con la idea de que llegue el verano y no pueda disimular con los calcetines y los pantalones largos lo que el invierno me ha dejado esconder: una mutación a lo bigfut. Yo ya ni pronuncio la palabra gimnasio, que si la dices tres veces delante del espejo te salen dos lorzas más y te aumenta el colesterol, eso sin mencionar que en casa los masajes solo están permitidos en forma de “vale” para el día del padre, de la madre, navidades o festividades de esas que no tienes ni tiempo ni neuronas para nada más.

MADRE NORMAL 0 CUIDADO A UNA MISMA 1

ohwell

Debo confesarte que no ha sido hasta que he leído que te las arreglabas para gestionar tu propia empresa, trabajar en la casa blanca, entrenar para correr media maratón y pasar tiempo a solas con cada uno de tus tres hijos, que he descubierto tu secreto: O ERES UNA SUPERHÉROE DE MARBEL o tienes un equipo de nanies que ríete tú de la meripopins.

MADRE NORMAL 0 IVANKA TRUMP (+1.000.000.000)

superhero

Y es que aunque según tú dices “crees que es un libro para un amplio espectro de lectoras”, debo confesarte que en realidad yo conozco a muchas más madres como yo, en “modo surviver” como si fuera el de avión del iPhone, porque no nos da la vida para compaginar nuestra vida laboral, y mileurista, con la familiar. Porque la conciliación  no existe son las abuelas o, en tu caso, las ochenta pentatrillones de meripopins.

Y que si yo algún día me atreviera a escribir un manual contando mi experiencia, sería más que en plan autoayuda positiva, contar la verdad de cabo a rabo para que una no se sienta la peor madre del año leyendo estos libros que son imposibles de aplicar en la vida real, con el siguiente título:

“La maternidad, el trabajo y… PUTA BIDA, TETE”

tired

Y esperate tú que no me venga arriba…

Besis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s