HUMOR

Mi rutina diaria

Apreciado diario,

Hay días en los que una se levanta llena de energía. Y con el guapo subido. Y una epidermis que brilla tanto que resplandece en el espejo del baño. Y una sonrisa, de oreja a oreja. Con el pelo tan centecellante que parece que tenga vida propia. Y te peinas en dos movimientos sin perder ninguno de tus contados pelos.  Tu cara perfecta sólo necesita un ligero toque de colorete y ¡lista!

En tu armario encuentras esas prendas que te sientan tan bien: una camisa que está perfectamente planchada y tus tejanos favoritos, esos que te suben el culo. Al ponerte los tejanos te sorprendes dándote cuenta que te van algo grandes… ¡¡has perdido 1 kilo mientras dormías!! Y agradecida, decides irte a desayunar un croissant para celebrarlo. Con chocolate. Y churros.

Llegas con pasos triunfantes al trabajo y oyes en un susurro:

– ¡Wow! ¡Qué guapa estás hoy!

Victoria

OYEAH, ese día que acostumbra a coincidir con el año bisiesto…

Y luego están los días normales. Cuando suena el despertador. Y pones cinco minutos más. Y 5 más. Y 5 por 5 veinticinco y ya no tienes tiempo para ducharte el pelo. Y vas a ciegas al baño mientras escuchas un “¡buenos días!” llenos de energía. Y no contestas, porque tienes la boca pastosa. Y ojeras. Y la mala leche a flor de piel.

Y como no tienes tiempo porque has estirado tu tiempo de ducha en la cama, intentas negociar con tu pelo para que no parezca que tiene vida propia perdiendo la mitad de la cabellera en el intento (RIP pelo rata, wherever you are).

pelo

Y rindiéndote con el pelo, te lavas la cara con agua fría porque tienes los ojos tan hinchados que no ves ni el grifo, notando a la palpación de la fisionomía que, con nocturnidad y alevosía, te han salido dos granos. Y que toca hacerse el bigote. Y las cejas.

cejas

Te sacas rápido un pelo de aquí otro de allí, y te queda una ceja en punta y la otra curva quedándote como resultado cara de suspense. Pero no tienes tiempo que perder ni para arreglar los desperfectos, así que apechugas sabiendo que llevarás todo el día gesto de interrogación en el careto.

interrogación

En un intento de recuperar algo de autoestima, te pones un pote que te regalaron hace un tiempo en el Sephora y que te añaden tres años de envejecimiento prematuro y te pintas los ojos a lo Amy Winehouse (RIP Amy wherever you are).

Vale, hemisferio norte acabado, a por el hemisferio sur.

Vas a tu armario a intentar solucionar tu aspecto de alguna manera y… ¡SORPRESA!

No tienes nada que ponerte.

 Vale que no cunda el pánico que con una camisa arrugada + jersey de pelotillas + pantalones boyfriend que no apreten al andar tienes el uniforme de vieja marimacho perfecto para salir del paso.

Desayunas un café con leche y le das un beso a tu príncipe azul que está feliz como una perdiz saboreando la ducha mañanera.

Te pones el abrigo, coges el bolso y cometes un error de principiante:

MIRARTE EN EL ESPEJO ANTES DE SALIR

mirada espejo

Y es en ese momento en que te das cuenta que TÚ ANTES MOLABAS. Y que llevabas tacones aunque fueran incómodos. Y que te ponías medias porque siempre estabas perfectamente depilada. Y no tenías ojeras. Ni bigotes. Ni cara de suspense. Y dominabas el arte del maquillaje como el de sintonizar divinity en la televisión.

Y decides en un acto de rebeldía hacia tu persona e intentando recuperar tus años gimnásticos y perder 300 gramos, ir andando al trabajo aunque esté algo lejos. Y en subida. Y esté lloviendo.

Porque para presumir hay que sufrir y es tu último día con el uniforme de lesbiana de 60 años. A partir de mañana las cosas cambiarán.

Y llegas al trabajo sudando, pero con una sonrisa en la cara porque eres una persona nueva con jersei de pelotillas y una capa de neskuik en el careto, y mientras traspasas el pasillo que lleva hacia tu mesa oyes a lo lejos que tu compañero, al que llamas cariñosamente Paquirrín, te dice a grito pelado:

– ¿Hoy has dormido en la calle?

explosión

Y sí. Por fin es viernes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s