AMOR, HUMOR, MADRE

Feliz día de la madre

fELIZ DÍA

QUIERO APROVECHAR ESTA ENTRADA PARA DESEAR UN FELIZ DÍA A TODAS AQUELLAS QUE EN UN ACTO DE ALTRUISMO Y AMOR UN DÍA SE CONVIRTIERON EN MADRES.

AVÍSO IMPORTANTE

Supongo que un día oyes la llamada de la selva, o del reloj biológico, o la de la olla exprés que te dice que el arroz se está pasando y decides que tu vida como único ser humano ha llegado a su fin y que a partir de ahora vas a empezar a pensar en dos. Y abandonas tu cuerpo a la ciencia. Y engordas lo que nunca pensaste que engordarías Y haces cosas que nunca pensabas que harías, como pedirle a tu pareja que te haga las ingles antes de ir al ginecólogo. Y cuando tu piel ya tiene una tirantez de semi-transparencia y puedes ver el feto a través de la epidermis, empiezas a dilatar. Un centímetro. Uno y medio. Uno y tres cuatros.

– Hasta que no estés más dilatada no podemos ponerte la epidural ni parir ni nada, ¡LOSER!

Sí. Se han inventado inyecciones para borrar las arrugas, el viagra, fajas para esconder la barriga, pero nadie ha inventado una forma de dilatar los ocho centímetros que te quedan. NO ONE. Así que te quedas doce horas sudando como un cerdo y dejando que todo el hospital te toque la vagina.

-¿A ver de cuantos centímetros? -Te dice el de mantenimiento antes de reparar la persiana.

Y no es hasta que llevas dieciocho horas en ese vietnam llamado PARITORIO que no se te plantean dos salidas:

a) SERÁ CESÁREA.

Hace dieciocho horas que estás sufriendo y dilatando pero te lo van a sacar por la línea del biquini. ¿HELLO? ¿NADIE LO PODRÍA HABER PENSADO ANTES?

B) SERÁ VAGINAL.

Bye bye suelo pélvico. Punto G. Monte de Venus, Marte y Júpiter. A partir de hoy los tampax van a entrar de dos en dos.

Pero oye, vas a ser madre así que ¿QUÉ MÁS DA?

“Todo esto se te pasa cuando te dan tu hijo en brazos”, dicen todas… ¿TODO? ¿LOS PUNTOS DEL PUSSY HASTA EL OJAL, TAMBIÉN? I don’t think so…

Y nada, que te dejan los bajos peor que los de la Duquesa de Alba pero allí estás tú con tu gremlin de carne que aún tiene restos de tus entrañas en el pelo.  Y tú lloras de felicidad. Y él llora de hambre. Así que te despides de tu pezón de colegiala y se lo ofreces como ofrenda. Y él te lo destroza porque no ha nacido aprendido. Parece tu primer novio. Así que intentas enseñarlo, pero no habla tu idioma. Y se hace difícil. Y sigue llorando, porque encima tu pezón de colegiala solo tiene calostro. Y no lo alimenta. Y para que no lloré le sigues dando el pezón al gremlin. Y entras en un bucle donde te salen roces. Y costras. Y rojeces. Y huele a quemado de lo mucho que succiona el hijoputa. Y ese momento de contacto madre-hijo se vuelve peor que quedarte dormida en la siesta con el Sálvame Deluxe.

Y tu pareja os mira. Con ojos de enamorado y algo de preocupación porque tu pezón te llega hasta el suelo.

“Eso es solo una semana…” Te dicen las entendidas del tema. UNA SEMANA. 168 HORAS. 10.080 MINUTOS. 604.800 SEGUNDOS. Succionando tus (ex) tetas de colegiala que ahora parecen ubres.

Y de la intensidad con la que succiona el gremlin se queda dormido. Y entonces puedes apreciar lo bonito que es. En todo su esplendor. Y le haces fotos. La típica del pie. La típica de las manos. Y le pides a tu pareja que PORELAMORDEDIOS nadie lo moje con agua porque si se reproduce te suicidas. Y él te mira con cara de enamorado y de preocupación. Porque se piensa que tienes depresión postparto.

Van pasando los días y vienen a verte infinidad de amigos. Conocen al gremlin. A tus ojeras. Tu pelo crepado y tu pezón que parece el timbre de la enfermera. Y te acostumbras. Y piensas que podrías ser UNA BUENA MADRE Hasta que…

¡TIENES EL ALTA!

Tú y tu pareja a solas con el pequeño gremlin. Feis tu feis. Sin timbre. Ni pediatra. Sólo con una bala en la recámera: TU PEZÓN. ¡OU MAI GOT!

Ese será el primer día que sentirás miedo, porque dudarás de ti como madre. Pero luego le irás pillando el truco. Y hasta lo bañarás sin miedo cuando le caiga el colgajo podrido también llamado CORDÓN UMBILICAL.

Porque lo difícil ya está hecho: Un pequeño gremlin con sus diez dedos de las manos, sus diez dedos de los pies y unos pulmones a prueba de vecinos. Y todo lo demás será PAN COMIDO.

Y un día tu gremlin te dirá que ERES UNA GRAN MADRE. Porque no tiene donde comparar. Así que te vendrás arriba y volverás a quedarte embarazada. Y entonces tu gremlin tendrá un hermano: BENJAMIN BUTTON.

MAMI, GRACIAS. POR TODO. LOVE YOU. SO MATCH.

P.D. NO estoy embarazada. 

BESIS.

2 thoughts on “Feliz día de la madre”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s