HUMOR

Mi semana de Carnaval

Apreciados maifrens,

Por si la vida maternal no fuera ya difícil de por sí, alguien se inventó la semana de carnaval en los colegios. Aquí os dejo una crónica de mi semana:

Lunes:

Sujeto 1: tiene que ir con bigote y barba pintada.

Sujeto 2: Con Pijama

Siete aéme. Me levanto. Estoy sola ante el peligro, el jasban está trabajando. La de Albacete duerme, pero como tiene que ir en pijama la dejo dormir hasta las ocho que un ángel de la guarda llamado Laura, viene a buscarla y se la lleva a la guardería. Se despierta. La cojo. Pañal desbordado. La cambio. Le pongo otro pijama. Sujeto 1 se despierta diciendo que quiere ir disfrazada de gatito en carnaval. Le digo que hoy toca bigote y barba, me dice que bigote “zi, de gatet pero barba no”. Le doy galletas de chocolate para distraerla mientras lucho cuerpo a cuerpo con la de Albacete para ponerle otro pijama. Vestirse dislaik. La visto. Me meto un café con triple de cafeína. Intento deshacer nudos a peluca de la de Murcia mientras la de Albacete me pide brazos. Llora para darle dramatismo. Cojo a la de Albacete mientras sigo intentando deshacerle nudos a la de Murcia. La de Murcia se cabrea. Le pongo dibujos. Dejo a la de Albacete en el suelo. La de Albacete llora. Le digo que no puedo cogerla mientras desenredo el pelo a la de Murcia. La de Albacete se pone roja. Hace fuerza. Se oye el sonido de un ano empujando. NONONONO. Huele a mierda infantil. La de Albacete tiene los ojos llorosos. “Mama, za fet caca”. Pijama 2 cagado. Busco un nuevo pijama para ponerle, sólo queda uno modelo amish que nos regalaron por navidades. Lucha cuerpo a cuerpo para sacarle la mierda de la espalda. Se mueve. “Matilda dale algo a tu hermana para que se distraiga”.Ella obedece. Olivia milagrosamente se distrae. Puedo limpiarle el gormiti. Le pongo el pijama amish sin altercados. Demasiado raro. Chequeo que sujeto 2 respire. Respira, pero cuesta discernir si se trata de Sujeto 2 o de un pitufo. La de Murcia para distraerla le ha dado una de las pinturas de cara que tenía preparadas. Más concretamente la de color azul. Respiro. Expiro. Ella ha hecho lo que yo le he pedido. Decido que ya lloraré de camino al trabajo. Le saco el azul de la cara, la peino y se la entrego a mi ángel de la guarda que pasa a buscarla con restos de azul en las cejas y las pestañas. Ella no se da cuenta. Miro a Sujeto 2 “Bigoti no”. Abro negociaciones, si te pinto un bigote hoy vas al cole con la falda de bailarina. Pasan unos segundos. Vale pero la de purpurina.

Conchita

Martes

Sujeto 1: En Pijama

Sujeto 2: Rockera

Siete aéme. Sujeto 2 se despierta y me da con la mano abierta en la cara para que me despierte con ella. Fuck. Pillo al jasban antes de irse, me hace un café para que remonte. Se va. Sujeto 2 me mira con cara de enamorada. Es la presidenta de mi club de fans. Miro en el papel qué toca para hoy… Rockera. ¡Rockera! R-O-C-K-E-R-A. Miro su armario: Tengo una posibilidad, de rockera que se ha tirado a las drogas y ahora va en chándal. Storytelling de carnaval. Sus diez kilos empiezan a contracturarme la espalda. Ella me sonríe con cara de enamorada porque le encanta estar en brazos. Podría bajarla al suelo pero suficiente tiene la pobre con ir de Quechua mientras los otros bebés irán de Olivia Newton Jhon. She wins. Lucha cuerpo a cuerpo para ponerle el chándal. Le pongo una cazadora por encima. Le hago un tupé Y ¡zas! un juguete roto del rockandroll. Se la entrego a nuestro ángel de la guarda. Sujeto 1 se despierta “No vull anar al cole amb pijama”. Abro negociaciones. Ofrezco tres trozos de chocolate. Ella sube a un huevo kinder a la salida. Trato hecho.

lidl

Miércoles.

Sujeto 1: Complemento Hippie

Sujeto 2: Animal

Flashback a las 22.00 péeme de la noche anterior tirada en el sofá en modo Stephen Hawking. El jasban trabaja con el ordenador cuando de repente… ¡Mierda! ¡Carnaval! ¿Mañana de qué era? Sujeto 2 Animal, tengo un mono heredado de un primo con orejas que puede servir. Sujeto 1 complemento Hippie. Hola, 2019. ¿Hippie? ¿En serio? ¿No será hipster? No, es hippie. Por hippie me viene corona de flores. Busco por casa algo que pueda dar el pego. Nothing. Rescato una cinta rosa que un día hizo de cola de ratita presumida y busco una cartulina. Fuck, no tenemos cartulinas. Piensa, piensa, piensa. ¿Tenemos alguna caja? No tenemos una caja, pero tenemos un tetrabrick de leche vacío. Abro el tetrabick, lo lavo y recorto algo parecido a florecitas hechas por una persona con una tonelada de dioptrías y me voy a dormir. Sujeto 2 se despierta a las 4 aéme y me mete con la mano abierta. Parece que quiere ir al comedor de after. Vivo una NAIT OF THE PARROT. Vuelve a dormirse a las 5.30. Cuando alcanzo por fin la fase REM suena el despertador. Las siete. El jasban no está y las marichochis siguen dormidas. Aprovecho para vestir a Sujeto 2 mientras duerme. Se va quejando pero el cansancio puede más y la disfrazo sin altercados. Me tomo mi café y la levanto a las ocho menos diez, foto de rigor y empaquetada hacia la guardería. Sujeto 1 asoma sus rizos por el comedor diciendo “De jipit no, de gatet”. Le enseño la corona de “flores”. Ella reconoce el cartrón de tetrabrick y me dice que no son flores que es “bazura”. Sacándome un as de la manga gracias a la dosis de cafeína mañanera, le explico que el planeta está fatality y que reciclar es clave porque blablablá. “Vale, pero quiero galletaz de chocolate para el cole”. Tocaba fruta peeeroooo she wins. Sin negociaciones. Llegamos al cole. La profe le pregunta qué lleva en la cabeza. Ella explica que el mundo se rompe y habla de la capa de “Fofono”. Tiro bomba de humo.

smoke bomb

Jueves

Sujeto 1: zapatos diferentes

Sujeto 2: La disfrazan en el cole

Sujeto 2 se levanta a las siete aéme. Se pega como un koala a mí. Nos pasamos la hora antes de que venga el ángel de la guarda, laik a siamesas. Diez kilos de niña en el brazo mientras voy preparando mi café, desayunos, ropa y mochilas. Ella me mira con cara de enamorada. Yo le sonrío con cara de rigor mortis y los brazos en gangrena.

Sujeto 1 se levanta diciéndome que quiere ponerse su disfraz de gatito. Empaqueto a la de Albacete que se va contenta sin disfraz y con una galleta. Sujeto 1 insiste: “de gatet”.  Utilizo marketing para estar por casa para decirle que la orden de hoy es súper chulísima porque es llevar dos zapatos distintos por la calle. No suena convincente. Se abren negociaciones. Propone que uno de los zapatos sea unos horrorosos de tacón que nos regalaron hace tiempo y que se escondí en el altillo con la excusa de que le va grande, porque en realidad va dejando restos de purpurina. La actualización del sistema operativo de los tres años que pasan de no acordarse de nada a tener memoria, dislaik. Trato hecho. Se tropieza ochenta veces por la calle por llevar un zapato de tacón en un pie y una bamba en el otro. A lo Hansel y Gretel vamos dejando atrás un camino de purpurina. Llegamos al cole. Los padres están en la entrada obligando a sus hijos a ponerse una zapatilla de estar por casa en un pie y una bamba en el otro con un “ves, tu amigo también lo lleva así…”. PUTOS GENIOS. La mía llega con las palas intactas de milagro. “Miiiraaaaaa” le dice a su profesora dejando un kilo de purpurina en el suelo de la clase.

bye

Viernes.

Sujeto 1: Libre

Sujeto 2: Libre

Sujeto 2 se levanta a las siete. Preparo todo con ella como si fuera una extremidad más de mi cuerpo. Le cambio en una lucha cuerpo a cuerpo y le pongo un disfraz que hemos heredado entre elefante y Nacho Vidal. Sujeto 1 se levanta contenta: ¡por fin de gatet!.

Facturo a Sujeto 2 y voy por la calle con Sujeto 1 sin negociaciones y sin tensión. Va mirando su disfraz toda orgullosa por los portales. Muestra orgullosa a su profesora. Facturo a Sujeto 1.

Al volver veo una madre que ha estado trabajando un mes en el disfraz de su hijo. Va de lluvia. Lleva un sombrero confeccionado a lo costurera de Bangladesh hecho a mano con algodón de la India, unas gotas de lluvia que caen perfectamente iguales y recortadas sin parkinson y un traje azul marino. Es espectacular, todo el mundo se gira cuando pasa. La madre luce orgullosa su obra arrastrando a su hijo que se aguanta el sombrero con cara de cabreo. Por su lado pasa un spiderman y lo mira con envidia.

Sonrío con la energía que me queda para sobrevivir al viernes. Ya somos dos haters del carnaval.

desmayar

Puta vida, tete.

8 comentarios en “Mi semana de Carnaval”

  1. fofonoooo… molt bona aquesta entrada! haurien d’igualar criteris totes les escoles i així ens ho posarien més fàcil. Alegria alegria! Ole ole! tetrabrick power maifrén!

  2. Pachamama viene del Quechua. O sea que Quechuecita está mejor educada que cualquier nativo del face.
    “Las” sigo riyendo.

  3. Jajajajajaja! Juguete roto del Rock and Roll, me meo!!
    La del disfraz de lluvia fijo que ha contratado a alguien. Ni lo dudes. XD
    Muas!

Responder a carolina Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s